Tony Hernández en las puertas de una sentencia a cadena perpetua por juicio en New York 

14.09.2019

El día de ayer se llevó a cabo, en la Corte del Distrito Sur de New York, el pre-trial (antesala al juicio) de Juan Antonio Hernández Alvarado. La conferencia entre la fiscalía y la defensa de Tony estuvo presidida por el juez Kevin Castel y en ella se definieron los últimos detalles previos al juicio que dará inicio el 2 de octubre con la selección del jurado.

Tony Hernández ingresó a las 2 pm, vestido con un traje azul oscuro y con esposas en sus pies, acompañado por uno de los guardias del Metropolitan Correctional Center. A la conferencia no asistió ningún familiar de Tony y este lucia delgado y deteriorado, luego de más de 9 meses de encontrarse recluido en una cárcel federal en Estados Unidos

El fiscal Emil J. Bove III ingresó a la sala acompañado por Amy Houle, Jason Richman y el asistente legal Morgan Hurst, en representación del Gobierno de Estados Unidos, también estuvo presente Brian Fairbanks, agente especial experto en temas relacionados con narcóticos. 

Durante la conferencia se fueron abordando uno por uno los temas contenidos en la documentación presentada por los fiscales el pasado 2 de agosto, iniciando por el asesinato de dos narcotraficantes en los que se involucra a Tony.

El juez le dio la oportunidad a la defensa representada por Omar Malone y Michael Tein, de presentar sus objeciones en relación con el documento que señala a Tony y a nueve personas más como conspiradores en la importación de cocaína hacia Estados Unidos, en ese momento el abogado Malone respondió afirmando que la geopolítica de Honduras no debería afectar a su cliente y al mismo tiempo solicitó al juez mas información sobre los testigos que declararán en el juicio, señalando que se encuentran con temor a recibir represarías por defender a Tony.

Los fiscales respondieron asegurando que demostrarán durante el juicio mediante pruebas concretas, que Tony Hernández y su hermano (Juan Orlando Hernández) utilizaron el poder político para brindar protección a varios narcotraficantes socios de Tony, a cambio de dinero para financiar sus campañas políticas; dejando clara su intención de demostrar como influyó el sistema corrupto en Honduras para que Tony y sus co-conspiradores actuaran con total impunidad.

Respecto a la estampa con las iniciales TH en los kilos de cocaína, la fiscalía afirmó tener pruebas de que estos cargamentos le pertenecían a Tony y que su contacto para obtener la cocaína con su sello personal eran narcotraficantes colombianos que tenían sus propios laboratorios.

En el transcurso de la conferencia también se discutió sobre la admisibilidad de los expertos que colaboraran durante el juicio para que el jurado tenga mayor claridad de como funcionan las instituciones en Honduras, sobre  armas y dispositivos destructivos y en relación con el narcotráfico en América latina. La defensa de Tony intentó eliminar las declaraciones de los expertos, argumentando que eran irrelevantes en el caso, a lo que la fiscalía respondió señalando la pertinencia de que se le explique al jurado, como el Golpe de Estado marcó un antes y un después en las operaciones de narcotráfico de Tony, ya que fue el momento ideal para que él, Juan Orlando Hernández y Pepe Lobo accedieran al poder y controlaran los hilos del poder político en Honduras, aumentando de esta forma sus actividades de narcotráfico.

El juez admitió la presencia de expertos durante el desarrollo del juicio y no se refirió a la petición de la defensa para obtener información adicional sobre los testigos, ya que en ocasiones previas la fiscalía dejó clara su preocupación de brindar el listado, considerando que la vida de los testigos y sus familiares pueden correr peligro si se brinda dicha información. 

A medida se acerca el juicio las cosas se van complicando más para Tony; de continuar declarándose inocente podria enfrentar hasta dos cadenas perpetuas por los cargos que se le acusan, el único camino que le queda para reducir sus años en prisión es declararse culpable antes del 2 de octubre y comenzar a colaborar con la justicia estadounidense, brindando información que ayude a los fiscales a construir los casos contra otros de sus co-conspiradores.  

Investigación de Pro Honduras Network.