Juan Orlando Hernández podría negociar acuerdo de tercer país seguro para sumar puntos con el gobierno de Donald Trump e intentar evadir la justicia estadounidense 

09.08.2019

Según información obtenida por Pro Honduras Network, una de las salidas  a las que podría recurrir Juan Orlando Hernández para retrasar los procesos de investigación en su contra sobre posibles vínculos con el trafico de drogas y lavado de activos, es la aprobación de un acuerdo que convierta a Honduras en un "tercer país seguro" en donde los solicitantes de asilo deban acudir previo a presentarse a la frontera entre Mexico y Estados Unidos a solicitar un estatus de protección.

La posibilidad de que Donald Trump inicie negociaciones con Juan Orlando Hernández se afianzan con la visita a Honduras de una comitiva estadounidense encabezada por Nancy Pelosi, Presidenta del Congreso de los Estados Unidos y una de sus principales opositoras, quien podría estar realizando averiguaciones sobre el tema en contraste con las intenciones de Trump

Ante la desesperación por las ultimas menciones en la Corte del Distrito Sur de New York, Juan Orlando puede estar buscando opciones para intentar salir bien librado, a pesar de que las menciones vienen desde el mismo poder judicial con uno de los fiscales que representan al Gobierno estadounidense a la cabeza.

Aquí las declaraciones de Pelosi al iniciar la visita:

"A medida que nuestra delegación de alto poder comience nuestra visita al Triángulo del Norte, esperamos fortalecer nuestra asociación para mejorar la seguridad y la estabilidad regional, crear mayores oportunidades económicas, combatir la corrupción y promover los derechos humanos para que sea más seguro que las personas prosperen en sus comunidades

En nuestras reuniones con representantes del gobierno, el poder judicial, la sociedad civil, la comunidad y grupos religiosos, el sector privado y las organizaciones de derechos humanos, renovaremos nuestro compromiso de promover nuestros intereses compartidos y ayudar a empoderar a las personas del Triángulo del Norte para construir un futuro mejor en casa

También esperamos honrar los lazos culturales y familiares que conectan a nuestra gente y las enormes contribuciones que las generaciones de inmigrantes de la región han hecho a los Estados Unidos"

La aprobación de tercer país seguro ya está en procesos de negociación en  países como Guatemala, donde los funcionarios del Gobierno de Donald Trump han dicho que el acuerdo entrará vigor en las próximas semanas, sin embargo, hay varios obstáculos importantes en el camino.

Los detractores, tanto en Estados Unidos como en Guatemala, seguramente presentarán impugnaciones jurídicas que podrían retrasar, modificar o acabar con el trato.

La oposición al acuerdo es generalizada en Guatemala, donde la Corte de Constitucionalidad decidió recientemente que el gobierno guatemalteco necesitaba la aprobación del congreso para firmar un acuerdo de tercer país seguro con Estados Unidos. Esta decisión, que se produjo en medio de las negociaciones entre el gobierno de Trump y el del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, hizo que Trump amenazara a la nación centroamericana con aranceles punitivos, prohibiciones de viaje e impuestos a las remesas que envían a casa los migrantes guatemaltecos en Estados Unidos.

El Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional estadounidenses tendrían que certificar que Guatemala tiene un sistema de asilo "completo y justo", y que puede proteger a los solicitantes de asilo de otros países si Estados Unidos los envía a esa nación, lo mismo podría suceder en el caso de Honduras.

Con la posible firma de un acuerdo de tercer país seguro, Juan Orlando Hernández podría aprovecharse de la crisis migratoria que existe en el país para afianzar sus lazos con el gobierno de Donald Trump y mostrase como uno de los aliados de Estados Unidos. 

Investigación de Pro Honduras Network.