Libro "Traiciones Sagradas" revela como cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga encubrió actos de pedofilia 

22.02.2019

Con relación al libro escrito por Martha Alegria  de Reichmann, Criterio HN, diario digital hondureño, realizó una entrevista  para conocer qué la motivó a escribir el libro, que desde hoy está a la venta en Honduras y que próximamente se traducirá al italiano y posiblemente al inglés. En la entrevista confesó, entre tantas cosas, que se animó a escribir para contar lo que la prensa local calla sobre el cardenal Rodríguez Maradiaga.

A continuación el diálogo sostenido con la autora de "Traiciones Sagradas":

Pregunta: ¿Por qué este libro y en qué o quién se inspiró al escribir su título Traiciones Sagradas?

Respuesta: Bueno, comenzando porque hay una historia; en Honduras se sabe esta historia, pero yo la quiero dejarla contada en blanco y negro, porque esta historia pasa de lo personal, es más bien la historia por la que está atravesando la iglesia en estos momentos.

Pregunta: ¿A quiénes cita en el libro?

Respuesta: Mire, las personas más importantes que yo cito son: El cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga y el papa Francisco.

Pregunta: ¿Cuándo usted dice Traiciones Sagradas qué hechos pueden citarse para que se diga que desde la iglesia hay una traición sagrada?

Respuesta: Traición ya sabemos que significa y sagradas por el hecho de que viene de personas que llevan investidura sagradas.

Pregunta: Cuándo dice que es el blanco y negro de la historia de la iglesia católica, ¿es porque hay puntos oscuros y si es así que cosas tan oscuras vienen desde la iglesia católica?

Respuesta: Yo cuento mi historia personal, la sustento con artículos de periódicos internacionales. En Honduras la gente vive en la ignorancia de lo que sucede en el exterior, porque la prensa local encubre al cardenal Rodríguez, son contados los medios que se atreven a decir algo y la gente los cataloga como que están contra la iglesia y no es así. A veces hay historias en que en realidad los malos son los buenos y los buenos son los malos y así sucede en esta historia, entonces yo quiero dejar las cosas claras, por ese motivo quise hacer el libro, que queden las cosas claras, tal como son.

Pregunta: ¿Cuándo usted hace señalamientos contra el cardenal Rodríguez Maradiaga, menciona actos de corrupción y sus cómplices?

Respuesta: Yo no los menciono, los mencionan los periodistas que tienen las pruebas y esos artículos están dentro de mi libro.

Pregunta: ¿Tomando en cuenta la estrecha relación que hubo entre usted y su difunto esposo con el cardenal Rodríguez Maradiaga, se puede interpretar que está molesta porque le fue mal con el negocio que le prometió el cardenal?

Repuesta: Yo creo que eso fue la base y de ahí yo fui descubriendo las cosas oscuras en el cardenal, que no se relacionan solo con mi persona, con mi caso, que se relacionan con otras personas, hay otras víctimas. Entonces lo mío solo fue para que abriera los ojos, así fue.

Pregunta: Pero usted como mujer de fe, religiosa, enraizada en los principios del catolicismo, sabiendo que los sacerdotes hacen votos de pobreza, ¿por qué asumió que un religioso iba a plasmar un nexo de negocio con usted?

Respuesta: Es que no era un nexo de negocios. El cardenal nos hizo una sugerencia, nos puso algo muy lindo, muy seguro, nos lo puso a la mano, nos aseguró cosas que no eran ciertas y como nosotros creíamos en él, confiábamos en él, le creímos. Ahora, la cuestión no solo es financiera, está la cuestión humana, él nos falló como ser humano, nos falló cono amigo, nos traicionó que eso es mucho peor que el tema financiero, entonces yo ahí descubrí que clase de persona era el cardenal.

Pregunta: Como conocedora de la iglesia católica, ¿cree que es coparticipe la iglesia católica sobre los actos de corrupción que se viven en Honduras?

Respuesta: Yo en eso... la verdad es que no quiero opinar. Me limito a contar mi historia personal que es lo que a mí me consta, es lo que yo estoy viviendo en carne propia desde hace cuatro años y quiero que mi historia, que ya se conoce en el mundo y el mundo lo tiene claro, porque saben la manera cómo está actuando la iglesia en estos momentos. Entonces yo saco artículos porque uno de mis propósitos es que los católicos no estemos engañados. Yo soy una católica que he sufrido por gente de la iglesia católica, por los más altos jerarcas de la iglesia católica. Yo no me voy a salir de mi iglesia, porque es Dios el que está en el centro de mi iglesia no es el papa, no es el cardenal Rodríguez, entonces yo no me debo a hombres que están en la iglesia y ya la biblia me ordena que yo no debo creer en hombres. Ya lo he dicho muchas veces, creí en ellos y me quemé.

Pregunta: ¿Su esposo antes de morir supo lo que había pasado con el cardenal?

Respuesta: Él murió engañado y menos mal que murió porque a él eso lo hubiera matado o quizás el cardenal no se hubiera atrevido a hacer esta traición, se atrevió cuando me vio sola y eso en él es un pecado mortal.

Pregunta: ¿Historias sobre actos de pedofilia cometidos por curas o altos jerarcas de la iglesia, van contadas en el libro?

Respuesta: Sí, sí. Al cardenal Rodríguez se le acusa de encubrimiento de pedofilia, se le acusa de encubrimiento al obispo Pineda, porque fueron casi 20 años que este hombre estuvo aquí haciendo de todo y el cardenal nunca, nunca dijo nada, siempre trató de encubrirlo todo y por esas cosas de que el tiempo lo saca todo a la luz, nada es secreto entre cielo y tierra; tarde o temprano las cosas se saben y esto se sabía, pero no había explotado a nivel internacional, lo sabíamos los hondureños, especialmente, los capitalinos, todo lo que pasaba ahí en la casa del cardenal, hace años lo denunció el padre Mora. Al padre Mora lo callaron y aquí están las consecuencias.

Pregunta: Y si esta historia se conoce en Honduras y el mundo, obviamente la debe conocer el papa Francisco, ¿qué acciones ha tomado el Sumo Pontífice?

Respuesta: No solo lo digo yo, lo dicen muchos artículos y algunos los he incluido en el libro, el papa es encubridor de encubridores, eso es lo que se dice y el papa trata de hacer cosas, por ejemplo hablarle por teléfono a una víctima de abusos para hacer parecer que él está con la víctimas, pero por otro lado, hay pruebas de que él protege a los cardenales acusados de estas cosas.

Pregunta: Ha habido expulsiones por pedofilia en la iglesia de Chile, ¿por qué cree que en Honduras no ha pasado nada de eso?

Respuesta: Lo de Chile se ha tapado por años. En estos cinco años del papa, él no hizo nada y si tomó una pequeña acción, fue por la presión de las víctimas, por la prensa.

Pregunta: ¿Y aquí en Honduras no hay nada de eso?

Respuesta: No, aquí se le tapa todo.

Pregunta: ¿En pocas palabras el papa Francisco protege al Cardenal Rodríguez Maradiaga?

Repuesta: Claro, es evidente no hay otra explicación. Él (cardenal) está protegido.

Pregunta: ¿Por qué hay esa protección?

Respuesta: En mi libro lo van a descubrir por qué. Cuando yo lo descubrí y que no fue hace mucho tiempo que lo descubrí. Mire...los que lean el libro tienen que descubrir, porque, quien hizo la introducción de mi libro explica en cierto modo, por qué la iglesia está en la situación que está, de escándalos, como si el demonio se está apoderando de ella. Yo me preguntaba por qué, por qué...escuchaba sobre la masonería, no lo entendía, hasta que leí un estudio serio, con fechas, con nombres, con datos. Hasta que leí eso yo entendí qué es lo que está pasando en la iglesia y en mi libro pongo el link (enlace) donde las personas pueden leer esa información. Para comprender todo leí tres veces ese estudio y quedé atemorizada, sorprendida, quede con miedo.

Pregunta: Hablando de esos miedos, ¿al haber escrito el libro en esos términos, teme usted por su vida?

Respuesta: Yo le voy a decir una cosa, yo de naturaleza soy tímida, yo he sido una mujer de pocas palabras, algo introvertida, pero con este problema y escribir este libro yo siento una ayuda que me viene de arriba.

Pregunta: ¿Teme que el cardenal u otras personas puedan reaccionar contra usted?

Respuesta: Cualquier persona que quiera reaccionar en mi contra, lo primero que tiene que hacer es leer el libro muy atentamente. Si después de haberlo leído, hay una reacción en mi contra, quiere decir que esa persona es de naturaleza muy baja, no tiene calidad moral o le han pagado. Es anti natural que alguien se ponga al lado de una mala persona solamente porque lleva una investidura que no merece llevar. Y si digo que no merece llevar, es porque no la respeta.

Pregunta: ¿Por qué no la respeta?

Respuesta:No la respeta, porque llevando esa investidura ha ofendido a Dios. Lo ha ofendido habiendo encubierto aberraciones sexuales gravísimas, y por muchos años, en su casa y en el seminario. Lo ha ofendido prohibiendo a varios sacerdotes que ejerzan su sacerdocio solamente por no simpatizar con Pineda, lo ha ofendido por haber sido cómplice de Pineda en que se gastara 30 millones de lempiras que no le pertenecían. Pineda no podía sacar dinero sin la firma del cardenal, lo ha ofendido por tantas otras cosas que todos sabemos.

Pregunta: En artículos suyos, que he leído, refiere que hay personas que la han querido parar en sus posturas de denuncia. ¿Qué les dice a esas personas?

Respuesta: Lo que les tenía que decir ya se los dije en los artículos, ahora si tienen valor que lean el libro para que salgan de la ignorancia absoluta en que se encuentran.

Pregunta: ¿Cuándo comenzó a escribir el libro?

Respuesta: Comencé a escribir cuando empecé a sufrir la traición de cardenal, en el 2016 lo empecé a escribir, cuando empecé a sufrir esa traición, y lo dejaba por meses, lo retomaba, no tenía la intención de publicar nada, pero a medida que descubría cosas y más cosas, al final tomé la decisión de hacerlo en serio para publicarlo, y esta es una denuncia ante el mundo.

Pregunta: ¿Para escribir este libro ha recibido ayuda y de quiénes?

Respuesta: Esto lo he hecho sola con el apoyo de Dios, nada más y no tengo miedo y ese valor, esa seguridad, me la da la gracia que Dios me manda.

Pregunta: ¿Teme que se prohíba la venta de su libro en Honduras?

Repuesta: No, irían contra la ley porque existe la libertad de expresión y si eso sucediera pondría una demanda contra la persona que lo haga.

Pregunta: ¿Se arrepiente de algo?

Respuesta: Absolutamente de nada. He hecho lo que he tenido que hacer. Defenderme para mí, no solo es un deber sino un derecho. Si el cardenal creyó que porque soy viuda me iba a aplastar dejándome sin voz, se equivocó. En mi libro está explicado paso por paso todo lo que me ha hecho y llegó un momento en que tuve que reaccionar.

Pregunta: ¿Qué mensaje tiene para los católicos hondureños?

Respuesta: Quisiera decirles sobre todo a los católicos, que no abandonen nuestra Iglesia solamente porque haya malas personas dentro de ella. Eso pasa en todas las religiones. Nuestra madre iglesia es ahora cuando más necesita de nosotros, sus hijos, porque está atravesando una crisis muy fuerte. El demonio se quiere apoderar de ella. Debemos defenderla, no abandonarla


Por: Criterio HN