Congresista Norma Torres se refiere a Juan Orlando Hernández como un narcotráficante y cuestiona el acuerdo para convertir a Honduras en tercer país seguro

11.09.2019

El día de hoy la congresista por el Estado de California, Norma Torres cuestionó las intenciones de Donald Trump de continuar realizando acuerdos con Juan Orlando Hernández, refiriéndose a Hernández como un "narcotráficante acusado" y al mismo tiempo cuestionó las pretenciones del gobierno de Estados Unidos de  alojar refugiados en uno de los países mas violentos del mundo. 

Aquí la traducción:

¿Alguien puede explicar por qué @realDonaldTrump cree que es una buena idea llegar a un acuerdo con un narcotraficante acusado para alojar a los refugiados en uno de los países más violentos del mundo?

Los comentarios de Norma Torres surge luego de que se ventiló la  información sobre un acuerdo firmado entre el Gobierno de Honduras y el Gobierno de Estados Unidos, para convertir a la nación centroamericana en un "Tercer país seguro", al igual que Guatemala y Mexico, en donde los solicitantes de asilo tendrían que acudir, antes de viajar a la frontera entre Mexico y Estados Unidos. 

La negociación se concretó el pasado 26 de agosto, en la última visita de Juan Orlando a Washington DC, en la que sostuvo una reunión con el secretario interino del Departamento de Seguridad (Homeland Security), Kevin K. McAleenan.

Esta es una de las estrategia a la que ha recurrido Hernández para sumar puntos con el Gobierno de Donald Trump, e intentar ganar tiempo ante los procesos de investigación que se están desarrollando en su contra en la Corte del Distrito Sur de New York.

Cabe señalar que ha pesar de las negociaciones de Juan Orlando Hernández con el gobierno de Estados Unidos, la independencia de los poderes en la nación norteamericana no le favorece, ya que los señalamientos por los supuestos vínculos con el narcotráfico vienen desde el Departamento de Justicia.

La aprobación de tercer país seguro ya está en procesos de negociación en países como Guatemala, donde los funcionarios del Gobierno de Donald Trump han dicho que el acuerdo entrará vigor en las próximas semanas, sin embargo, hay varios obstáculos importantes en el camino.

Los detractores, tanto en Estados Unidos como en Guatemala, seguramente presentarán impugnaciones jurídicas que podrían retrasar, modificar o acabar con el trato.

La oposición al acuerdo es generalizada en Guatemala, donde la Corte de Constitucionalidad decidió recientemente que el gobierno guatemalteco necesitaba la aprobación del congreso para firmar un acuerdo de tercer país seguro con Estados Unidos. Esta decisión, que se produjo en medio de las negociaciones entre el gobierno de Trump y el del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, hizo que Trump amenazara a la nación centroamericana con aranceles punitivos, prohibiciones de viaje e impuestos a las remesas que envían a casa los migrantes guatemaltecos en Estados Unidos.

El Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional estadounidenses tendrían que certificar que Guatemala tiene un sistema de asilo "completo y justo", y que puede proteger a los solicitantes de asilo de otros países si Estados Unidos los envía a esa nación, lo mismo podría suceder en el caso de Honduras.

Con la posible firma de un acuerdo de tercer país seguro, Juan Orlando Hernández podría aprovecharse de la crisis migratoria que existe en el país para afianzar sus lazos con el gobierno de Donald Trump y mostrase como uno de los aliados de Estados Unidos.