A un año de la captura de Edwin

18.02.2019

Hoy hace un año, Edwin y yo pasamos nuestro último día casi completo juntos. Pasamos el día dando seguimiento a dos casos de derechos humanos. El caso de Kimberly Fonseca, una joven de 19 años asesinada por la Policía Militar en Tegucigalpa, y el caso de Zet Jonathan Araujo, desaparecido y torturado en la colonia Las Rodas y cuyo cuerpo fue encontrado uno o dos días después. Ambos son victimas de la represión en el contexto post-electoral.

Ambos estábamos preocupados por la seguridad de Edwin desde el lunes de esa semana, cuando circuló un afiche de difamación que lo acusaba de liderar el vandalismo en el hotel Marriott. Todos en Honduras saben que muchas de las campañas de difamación que circularon alrededor de la crisis (y antes), fueron diseñamos y circulaban por los servicios de inteligencia del estado, el ejército y la policía.

El 19 de enero de 2018, la crisis post-electoral todavía estaba en pleno apogeo. El ambiente en Tegucigalpa fue tenso, ya que la gente se prepararon para la huelga de una semana que había sido convocada por la oposición antes de la inauguración del segundo mandato ilegal de Juan Orlando Hernández, el 27 de enero.

Edwin y yo sabíamos que las posibilidades de que se cerrara el país durante la semana eran altas, por lo que fuimos al supermercado para abastecernos de alimentos para la semana. Al llegar a casa, Edwin se despidió y me dijo que quería ir rápidamente al centro de Tegucigalpa para cortarse el pelo.

Esa noche, entre las 8:00 y las 8:30 pm, recibí una llamada que me decía que Edwin había sido arrestado. Segundos más tarde, conduje rápidamente hacia el bulevar principal hasta el lugar donde me dijeron que la policía lo había recogido. Al llegar allí, las luces de las patrullas policiales parpadearon en el cielo nocturno y varios patrullas estaban estacionados a un lado de la carretera.

Me asustó ... el bulevar había sido completamente cerrado e inmediatamente pensé que habían matado a Edwin. La cantidad de policías parecía extrañamente excesiva, especialmente teniendo en cuenta que solo estaban arrestando a Edwin, un defensor de los derechos humanos y activista desde hace mucho tiempo.

La periodista independiente, Sandra Cuffe y yo salimos inmediatamente del sitio de su captura a la sede del Departamento de la DPI en el barrio La Kennedy en Tegucigalpa. Cuando llegamos al DPI, los agentes guían a Edwin alrededor del estacionamiento. Lo desfilaron frente a los medios hondureños que lo pintaron como un terrorista y un criminal peligroso - una táctica que se ha convertido en la norma en Honduras para crear un "show" (como lo llaman los hondureños) para justificar sus presupuestos excesivos para las fuerzas de seguridad represivas, la militarización de las calles hondureñas y la llamada guerra contra las pandillas y el crimen organizado.

Como resultado de aparecer allí y luego informar sobre la captura de Edwin (y otros presos políticos, protestas, asesinatos en el contexto de la crisis postelectoral, la caravana, etc.), a Sandra se le negaría la entrada al país las autoridades migratorias y la deportaría de Honduras.

Cuando por fin pude ver a Edwin, el estaba muy animado a pesar de que estaba enchachado las manos y los pies y sabía que pasaría al menos una noche en la cárcel. Algo que no le resultara extraño: Edwin ha sido capturado más de una docena de veces desde 2009 por diferentes acusaciones, todos relacionados con su participación en protestas.

Poco sabíamos los dos esa noche, Edwin sería rápidamente "procesado" por el sistema judicial hondureño y el Ministerio Publico que, dentro de un día, lo enviaría a una cárcel de máxima seguridad donde aún esta encarcelado. Poco sabía yo que me pasaría un año luchando para liberarlo junto con el increíble movimiento social hondureño.

Mañana, un año después del arresto de Edwin, varios sectores de la sociedad hondureña, incluidos tres partidos políticos (Liberal, LIBRE y el nuevo partido formado por el ex candidato presidencial Salvador Nasralla), la Convergencia Contra el Continuismo, la nueva coalición Acción Ciudadana Contra la Dictadura, grupos de estudiantes y varias organizaciones comunitarias de base iniciarán una semana de acciones en todo el país. Una de sus principales demandas es la liberación de los presos políticos.

Un año después, la crisis política, social y económica continúa en Honduras y todos los días, desde el 19 de enero de 2018, mi vida ha sido crisis tras crisis. Todas mis crisis han sido por los intentos del gobierno hondureño de echarme del país; respondiendo a los problemas de salud de Edwin y Raúl (el otro preso político encarcelado con Edwin); monitoreando el caso legal; recogiendo piezas rotas de problemas personales y familiares; y averiguando cómo seguir adelante, cómo encontrar la energía y, por supuesto, descubrir cómo hacer que los gobiernos de Canadá y Estados Unidos se responsabilicen de la crisis de la que forman parte y ayudaron a crear, desde siempre, en Honduras.

Gracias a toda mi familia, amigos, compañeros y compañeras que me han ayudado durante todo el año. 2019 será el año de lucha imparable y ojalá, el año en que todos los presos políticos y los criminalizados en Honduras serán liberados.

Por: Karen Spring